Lanestosa

Volver al mapa

Fundación Sancho el Sabio, ms 851, pp. 544-557
1782 s.m. s.d. (Bolibar, Ziortza, Bizkaia)
1287 junio 6 (Burgos)
Carta de aforamiento otorgada por don Lope Díaz de Haro III a la villa de Lanestosa.
Copia simple realizada por Juan José de Iturriza y Zabala, en Historia General de Vizcaya, comprobada con autoridades y copias de escrituras féhacientes en la… Bolibar: año de MDCCLXXXII (ms)
Papel
Buen estado de conservación

Javier Enríquez Fernández

Enriqueta Sesmero Cutanda

 

En el nombre de Dios et en la su piedad, Padre et Fijo et Espíritu Santo. Yo, don Lope, conde de Aro et señor de Vizcaya, con mi fijo Diego López facemos esta carta a los pobladores de la Fenestosa, también a los que han de benir como a los que son. A todos sea paz et buenos tiempos.

Manifiesto sea a todos que de consejo de homes buenos et otorgándonos que ordenamos de les dar fuero et ley en el cual todos los pobladores que ý agora son en el sobredicho logar o serán de aquí adelante fasta la fin del mundo con ayuda de Dios, quier sean de Francia quier de España o de cualquier nación, que bengan ý poblar et que se mantengan et viban al fuero de francos en buena fee et verdad por la abtoridad de este escrito ansí lo confirmamos et ordenamos.

Mando que ninguno merino ni sayón entre en sus casas para tomar ninguna cosa por fuerza, et eso mismo que el señor cúyo fuere el logar que les non fagan fuerza nin tuerto nin su merino nin su sayón nin les tomen ninguna cosa por fuerza sin su voluntad.

Et que non ayan sobre sí fuero malo de merino o de sayón nin de fonsadera nin de servicios nin de moneda nin sean tenudos de belar en castillo por fuerza, nin de mañería nin de ninguna premia facer, mas sean libres et quitos por siempre de todos pechos aforados et desaforados; et non ayan fuero de entrar en campo o de facer otra batalla nin tomar fierro nin agua caliente ni en otra pesquisa o prueba ninguna.

 Et si por bentura sobre esta razón alguno o algunos o merinos o otro jurado o sayón quisiere o quisieren entrar en casa de alguno de estos pobladores, sea muerto et non sean tenudos de pagar homecillo; et si cualquier merino et otro oficial malo ficiere o demandare cosa contra derecho, mátenlo et non pechen más de cinco sueldos.

Et si por abentura algún home fuere fallado muerto en la villa sobredicha et en su término, non pechen homecillo por él sino si los pobladores, o alguno de ellos le matare et ellos o algunos de ellos supieren que le mató otro su vecino, el matador peche el homecillo et benga el vecino et tómele fasta que dé dos fiadores et peche por el homecillo 500 sueldos et non más, et de estos que aya los medios en tierra por el alma de don Lope, el conde, et de su fijo.

Et si por abentura les apusieren homecillo, fagan el juicio según que juzgare el conde don Lope.

Et si algún home tomare peños de casa de alguno por fuerza, peche 60 sueldos, los medios en tierra, et sea tenudo de tomar los peños a su dueño si los él tomare.

Et si alguno encerrare home alguno en su casa, peche 60 sueldos, los medios en tierra.

Et todo aquel que sacare el cuchillo pierda el puño si non sea redimido por el señor de la tierra si le fuere probado según fuero del logar. Et si alguno de los pobladores de este logar firiere a otro et ficiere sangre, peche diez sueldos, los medios en tierra; et si firiere et non ficiere sangre, peche cinco sueldos, los medios en tierra; et si non le fuere probado bala el su derecho.

Et si alguno despojare a otro et le pusiere en carnes, peche medio homecillo, el medio caya en tierra; et si peñorare uno a otro capa o manto o otros peños, peche cinco sueldos, los medios en tierra con sus firmezas así como es fuero.

Et si alguno firiere muger casada e ella gelo pudiere probar con una buena muger o con un home o con dos, peche 60 sueldos, los medios en tierra; et si no lo pudiere probar, óyala su derecho

Et si alguna muger se lebantare con su lozanía et firiere algún home casado como non debe et le fuere probado, peche 60 sueldos, los medios en tierra; et si non le fuere probado, óyalas el derecho; et si le tomare de la barba et le echare mano de la natura o de los cabellos et le fuere probado, tájenle la mano; et si non le fuere probado, sea bien fostigada.

Et si estos pobladores de Fenestrosa fallaren algún home en su huerto o en su biña que faga daño en el día, peche cinco sueldos, los medios para el señor de la heredad et los medios para el señor de la tierra; et si non fuere probado et lo negare, faga salba con jura al señor de la heredad; et si de noche le tomare, peche diez sueldos al señor de la heredad et aya los medios el señor de la tierra; et si lo negare, jure al señor de la eredad.

El señor que fuere de este logar non ponga otro merino sino de la villa vecino et eso mismo alcaldes et jurados et sayón; et los alcaldes que fueren en esta villa non tomen nobena a ninguno poblador que fiziere caloña et eso mismo el merino et el sayón non la tomen, sino el que fuere señor de la villa, et a él recudan con la nobena o con el arredrazgo.

Et si el señor obiere alguna querella de algún home de esta villa, demándele fiador, et si non fallare fiador llébenle del un cabo de la villa fasta el otro et si non fallare fiador pónganle en la cárcel et cuando saliere de la cárcel dé al carcelero tres meajas.

Et si el señor obiere querella de algún home de fuera et él no pudiere cumplir de derecho, pónganlo en la cárcel et cuando saliere de la cárcel pague catorce dineros et una meaja.

Et si un vecino obiere querella de otro su vecino muéstrele el sello del merino de la villa, et si trasechare el emplazamiento o la señal sobre él en tal manera que non dé fiadores et peche cinco sueldos, los medios en tierra.

 Et estos pobladores de la Fenestosa ayan licencia et autoridad de comprar heredades doquier que las comprar quisieren et ninguno home non les demande cosa muerta nin sayón nin cosa bedada, mas áyanlo salbo et libre; et si menester obieren de bender, bendan do quisieren.

Et todo poblador de esta villa que tobiere heredad año et día sin boz mala áyala libre et quito, et que la demandase despues peche sesenta sueldos al señor de la tierra si fuere dentro del término de esta villa, que cayan los medios en tierra.

Et doquier que estos pobladores fallaren tierras desiertas dentro de su término non labradas, lábrenlas; et doquier que fallaren hierbas para pacer, pázcanlas, et eso mesmo aérenlas para facer feno o para que pazcan los ganados. Et doquier que pudieren fallar aguas para regar huertas o biñas o para sus molinos o para sus huertos o para otras cosas que le es menester hicieren, tómenlas; et doquier que fallaren leña et montes et árboles para quemar o para facer casas o para todo lo que menester les hicieren, tómenlo sin ninguna ocasión.

Et ayan su iglesia quita et libre ansí como lo han los pobladores de Logroño et de Medina et de Castro et de Urdiales, también ellos como sus fijos para siempre.

Et dobos yo a bós, los mis pobladores de la Fenestrosa, tierras et viñas et huertos et molinos et canales et todo cuanto pudiéredes fallar que pertenezca a mío Señorío o deba pertenecer, et que mantengades et ayades este mio donadío firme sin ninguna contradición o ocasión bós et buestros fijos et toda buestra generación para siempre jamás.

Et si alguno home de fuera demandare juicio al poblador o al vecino de esta villa et non gelo pudiere probar con dos testigos verdaderos de la villa que ayan sus casas et sus heredades en la villa para que fagan jura en la iglesia de la villa.

 Et ayan libre licencia de comprar ropas, trapos et bestias et todas animalias de carne; et non den ninguno octor, si non la jura la verdad porque lo compró.

Et si alguno comprador comprare mula, yegua o asno o caballo o boe para arar con otro animal del mercado o en el camino del rey con jura et non sea suyo, non le dé otro fiador aquel que lo demandare después torne al comprador todo su precio con todos sus derechos por cuanto fue comprado; et si el demandador quisiere cobrar su haber, dígale con su jura que el no bendió nin donó tal ganado, mas que le fue furtado.

 Et si aquel que tobiere este logar demandare por fuero o por juicio al poblador de este dicho logar et si le digere anda conmigo a nuestro señor, el poblador sobredicho non baya.

 Et yo, don Lope, el conde de Aro et señor de Vizcaya, en uno con mi fijo don Diego otorgo et dono a estos mis pobladores de la Fenestrosa todos estos fueros sobredichos.

Et si alguno demandare en juicio a alguno de estos pobladores non den otros fiadores sino de la Fenestrosa.

El señor que fuere de esta villa o el merino o juez o sayón o príncipe de la tierra si demandare alguna cosa a alguno de estos pobladores, sálbese por su fuero así como por su jura et non sea más tenudo.

Et nós, los pobladores de la Fenestrosa, mayores et menores, damos gracias a nuestro Señor Jesucristo et a don Lope, conde de Aro et señor de Vizcaya, et a su fijo don Diego Lopez por tan grand merced que nos fizo, et Dios le dé gracia et aya de él misericordia et merced.

 Et si algún home o mujer les tentare por fuerza o por otra ninguna ocasión contra este previlegio o contra alguna cosa de él nin le romper nin le quebrantar, de parte de Dios et de Santa María et de San Pedro et de San Pablo et de todos los otros santos sea maldito et confondido como aquellos que les digeron “partid de nós” et así como judío et herege et de toda la compañía de los cristianos sea maldito et descomulgado et después de la muerte con los diablos et con Judas el traidor en infierno sea señalado para siempre jamás.

Et otrosí damos et confirmamos las iglesias de usas a los clérigos de la Finestrosa, a los que son agora et serán para siempre, et que non les metamos ý racionero ninguno nin por fuerza nin por amor; et mando que non den tercio nin cuarto a obispo ninguno nin arcediano nin arcipreste, sinon cuanto dan en Bortedo dos sueldos por crisma.

Et nós mismos et nuestros fijos et nietos et todo home que obiere señorío de la villa de Fenestrosa que esto que nós damos et confirmamos quebrantare a los de la Fenestrosa, que sea maldito et confondido como Sodoma et Gomorra et Datán et Abirón et que yaga en el infierno con Judas el traidor.

Et yo, don Lope, conde de Aro et señor de Vizcaya, otorgo que sea mayorazgo en Vizcaya para siempre jamás.

Este prebilegio fue dado en Burgos por mandado del conde don Lope Díaz, 6 días andados del mes de junio, era de 1325 años.

Volver al mapa